Se encuentra usted aquí

Antonio Ramírez

The unexpected object

Antonio Ramírez

The so-called ”unexpected objects” must be realized as follows: first one has to select and purchase a commodity in a supermarket (the mode of acquisition will be determined during the process; without a doubt, the ideal way is to get through shop lifting). The contents of the package, i.e., the commodity itself is replaced by an object of poetic nature made on purpose. The making of the object can be performed before or after obtaining the product in such a way that it keeps a relationship with the substituted content or not; the only condition is that the latter's dimensions suit the package. Once you achieve to restore the packaging to the original appearance it had before its original content had been stripped, i.e. without signs of having been opened, it is returned on the sly to the supermarket shelf from which it was collected, waiting to be purchased by an unwary consumer.

    
Bruno Jacobs

For whoever realizes and places the unexpected object in the supermarket, it is an act of subversion (...) Leer más

Categoría:

Dead time

When the dead, happily,
leave the factories
time swallows them
just like that...

(From a song by Soul Bisontes)

Far from futile and usually biased idealisms, we must continue to consider work as one of the major scourges of human civilization. Even in the West, where there apparently (1) are no blatant forms of extreme exploitation akin to slavery, work remains like a poison running through society, sickening and weakening the best parts of it. Perhaps, in this case, could we speak of ”consensual slavery”.

It is a fact that the advances in the situation of the workers that occurred during the last century have for a good while been undermined by neoliberal policies with the result of a patent degradation of their working conditions, but such advances never occurred in the case some types of factories and workshops, as well as in construction, which by no means ceased to be very harsh and dangerous occupations during all that time. Although it is accepted with resignation (and even with pride by some naive workers), the salary paid for a job of this kind is not by far worth the sacrifice performed by the worker. However, (...) Leer más

Categoría:

Derrota y defunción del pensamiento poético

La dificultad del tema de esta charla (o lectura) estriba en que es un tema muy al margen de lo que vivimos cotidianamente. No es un tabú, no está patentemente reprimido… las circunstancias lo hacen simplemente imposible. No me declaro en ninguna posición privilegiada para hablar de él, no soy y me negaría a ser un experto especializado en nada. No hablaré como el que habla de un objeto de estudio al que nada le vincula. Estoy dentro de las circunstancias, soy producto de ellas y sólo así hablaré. La verdad es que veo una oportunidad para establecer una situación, que nos vincule a todos los aquí presentes, y que de alguna manera (por mínima que sea) colabore en cambiar la realidad que nos envuelve. Esta lectura es precisamente la de alguien pesimista que encierra dentro de sí una pequeña esperanza: que las cosas podrían cambiar cuando la gente no persiga sus deseos en forma aislada.
 
Ante todo creo que debo aclarar que asumí hace mucho tiempo una posición cercana (más bien directa, pasional, irremediable) con el surrealismo, que ví en sus búsquedas, sus métodos, no una escuela artística o una teoría estética sino una forma de liberación. Intuí en (...) Leer más

Categoría:

Extrañamiento en el centro comercial

La acción que proponemos y que hemos comenzado a poner en marcha tiene una localización muy específica: los centros comerciales y de ocio programado. Evidentemente estos espacios no tienen por sí solos ninguna capacidad poética, ninguna instigación a la aventura, al contrario, son el espacio donde la sociedad capitalista y de consumo se impone más agresivamente. De modo que cualquier acción o juego llevado a cabo en los mismos debería tratar de subvertirlos, de hacerlos propios, incluso de deshacer las normas que los hacen posibles. Sabemos a este respecto que pretender la destrucción del pilar fundamental de nuestra sociedad es un ansia excesivamente ambiciosa para este juego, pero lo que guiará a cualquier intrépido jugador que traspasa el umbral de detectores de robo de los centros comerciales es sacar a los pobladores de estos no-lugares y liberarlos de su dinámica infernal, que no es poco.

 
 Las personas que se desplazan de manera continua a dichos no-lugares comparten unas leyes de comportamiento muy rígidas y asumidas como si se tratasen de los primeros principios de la existencia humana. Dichas normas giran entorno a una máxima universal que “toda persona que cruza el umbral lo hace exclusivamente con la finalidad (...) Leer más

Categoría:

El objeto robado

Es mi propósito añadir un nuevo astro a la constelación de objetos poéticos creada por el surrealismo. Junto al objeto encontrado, el de funcionamiento simbólico o el que sale a nuestro paso en los sueños -y tantos otros- quiero situar también al objeto robado.
 
Ante todo habría que señalar que quizás no todos los objetos robados se prestan a esta categoría, o para ser más exactos, no queremos plantear aquí que el mero hecho de necesitar o ansiar un objeto que no es de nuestra propiedad y que decidamos llevárnoslo sin pagar o sin el consentimiento de su propietario hace de éste un objeto cargado de poesía. Esto no debe interpretarse como una condena del robo al margen de la intención poética que queremos mostrar, ni mucho menos, pero el hecho es que, aunque pueda ser una acción potencialmente subversiva de cara al sistema, hay recordar que el robo –en este caso legal-  forma parte inalienable del capitalismo, al fin y al cabo, éste se basa en el pillaje sistemático de una clase a costa de otra. Por lo tanto, el acto de robar solo puede suponer un sabotaje directo y contundente al sistema capitalista si ocurre en unas (...) Leer más

Categoría:

Regreso al subterráneo, o el erotismo reconquistado

La sociedad impuesta desde el capitalismo ha ido expoliando todo impulso libre propio del ser humano. Pero a diferencia de otros regímenes anteriores no ha prohibido o reprimido simplemente lo que tiende a negarlo: a través de un proceso, propio de la dinámica mercantil, simplemente lo neutraliza llevándolo a su terreno. En el caso del erotismo, no ha pasado mucho tiempo antes de que el capital y la sociedad de consumo hayan absorbido una fuerza que hasta ese momento solía hacer peligrar todo principio de autoridad y hacía entrar en juego mecanismos plenos de irracionalidad y misterio. El empeño de apaciguar, desde el poder, la esencia transgresora del erotismo ha pasado por su recuperación económica y su falsa liberación a través de la apariencia; por medio de un proceso de alienación (que afecta de igual manera a otras potencialidades del ser humano) el erotismo se ha introducido en una esfera cada vez más ambigua de lo real. La compleja interacción sexo-erotismo-amor se haya, más que nunca, desintegrándose en nuestra precaria vida cotidiana. Como todo lo demás, va siendo sustituido por un simulacro que elimina, al parecer, cuanto de experiencia directa y poética puede contener. (...) Leer más

Categoría:

Subscribe to RSS - Antonio Ramírez