Se encuentra usted aquí

La noche es buen material conductor para amor y disturbios

Versión para impresiónVersión para impresiónVersión PDFVersión PDF

“Huérfanos Salvajes sólo es una contraseña secreta, la nuestra, en un juego del pilla-pilla que existirá en todas las épocas y latitudes donde se ejerza poder.

¡¡Quizá no podamos vencer…pero ellos a nosotros tampoco!!”

Huérfanos Salvajes. Comunicado 9. (Nunca hecho público)

 

Un par de palabras. Nada más que eso es Huérfanos Salvajes. Pero nadie sabe lo que puede una palabra. Por debajo del campo de concentración al que el lenguaje es sometido por el poder, las palabras hierven. Cuando el poder no mira, dejan de trabajar. Se revelan, juegan, como ya  dijo alguien antes, hacen el amor. Porque las palabras no son otra cosa que la dirección del amor y las manos, y el amor y las manos siempre tienen que ir más lejos, derramarse, perderse de sí, porque queman y pesan y exigen. La derrota diaria, cada noche, es cierto. Los amos poniendo todo su empeño y su policía para disciplinar el amor y las manos, para  encaminarlos hacia el gesto muerto de la producción, pero jamás conseguirán normalizar esta ciudad-holocausto.  Conseguirán desnutrir el deseo hasta la pesadilla, desarticularlo como sucede de hecho, pero el deseo no es una de esas enfermedades que la eugenesia  espectacular pueda erradicar. Por eso, aunque nuestras ideas no estén en todas las cabezas, nuestras prácticas si atraviesan todos los cuerpos: un polvo en un parque, una gripe fingida de cara a un lunes, caprichos que se vuelven hurtos y hurtos que se vuelven divertidos, un parquímetro reventado, el sabor de las uvas blancas. La vida siempre ha estado ahí, presionando desde abajo, desde detrás, provocando ahí delante. Ahora cada vez más clandestina. Es el rumor de una erupción, una guerra incesante. Y es nuestra guerra. Para no olvidarnos de ella nos hemos puesto un nombre. Esa es nuestra única particularidad; por lo demás,  nada especial: somos gente corriente y bien puteada con vidas jodidamente aburridas. 

Tenemos que arrebatar al espectáculo el monopolio de los mitos. Tienen que comenzar a ser nuestros. Por ejemplo,  nos gusta creer que Huérfanos Salvajes es parte de una leyenda. Como nos gusta creerlo, efectivamente lo es. Una leyenda que habla de una conspiración de lo maravilloso contra el miserabilísimo, tejida por el subsuelo de la historia, que entra en funcionamiento allí donde se encuentre una palabra colectiva que traduzca el placer sin nombre, que agrupe la alegría dispersa. Ha habido muchas expresiones de Huérfanos Salvajes distintas durante miles de años. Al fin y al cabo, sólo es el apodo de una actitud (aunque no caemos en el error idealista: sabemos que no todas las épocas ofrecen las mismas posibilidades para el deseo y que nuestro proyecto de afirmación total  está irremediablemente ligado a las posibilidades materiales de nuestro tiempo, unas posibilidades tan violentamente desaprovechadas que se han  podrido y se han vuelto mortales).

Como el punto de encuentro en un parque de atracciones, así funciona Huérfanos. No se trata de una organización política ni de un colectivo definido en el que se pueda ingresar o militar. Es más bien una focalización de prácticas liberadoras, una invitación al placer contagiosa, que se irradia desde ningún centro y que en ocasiones implica a mucha más gente de la que nadie hubiera previsto. Incluso el término grupo de afinidad es injusto y reificante. Realmente no sabemos bien quienes formamos parte de esto, pero desde luego  sabemos que siempre funcionamos con los nuestros. Reivindicamos la complicidad, el conocimiento mutuo profundo, en definitiva, la amistad, que es vibrante e informe. La comunicación auténtica  se da entre amigos o no se da. Una comunidad, pero no construida desde un proyecto previo, como la que efectivamente (y por suerte) emerge incluso en los grupúsculos más ideológicos, si no venida espontáneamente del roce cotidiano [i]. Nos movemos en lo más concreto, más allá incluso del nombre propio: en el nivel del mote y del olor corporal. Esto tiene sus implicaciones. Nos vuelve pudorosos, celosos de nuestra intimidad. Desengañados de cualquier forma de propaganda, siempre ahogada en el estruendo informacionista del espectáculo, desde el principio estamos vueltos hacia nosotros mismos, para bien o para mal. La endogamia como estrategia de reproducción a riesgo de  taras y malformaciones. Y pensamos que en parte es un logro. Puede que lo que más haya faltado en la práctica de los revolucionarios de la vida cotidiana sea la conciencia de la escala vida cotidiana: es pequeña, colindante, carente de gesto histórico. Si todavía nos leemos los unos a los otros sin conocernos es porque hemos fracasado, y la abundancia pasional a la que aspiramos no es más que fraseología ideológica [ii].  No obstante, a veces hemos tentado la difusión, porque a veces se nos da por pensar que algo de lo que hacemos puede inspirar a otra gente, ayudar a explotar su potencialidad cohibida, pero la difusión siempre nos ha supuesto demasiado esfuerzo y poco estímulo. Hemos escrito poco y nada se ha dado a conocer. Y si hoy publicamos en Salamandra es porque entre bastidores se cuecen también otros asuntos. Entretejiéndonos, intentando sentir Madrid como un tablero de encuentros prohibidos y un puzzle-complot a medio hacer. Así sí tiene sentido.

Tampoco estamos amparados por una cobertura teórica específica. Hay gente que conoce la práctica del anarquismo, hay gente que ha podido oír campanas del surrealismo, la Internacional Situacionista o Hakim Bey, pero finalmente sólo es el impulso vital de romper la claustrofobia de la rutina lo que permite que Huérfanos exista. Sin menospreciar la necesidad de las herramientas teóricas, somos una prueba entre miles de que la práctica del deseo  precede y es independiente del discurso sobre el mismo, algo que en gran medida tiene que celebrar cualquier proyecto que se pretenda revolucionario de la vida cotidiana.

¿Y, con todo esto, exactamente qué? Cualquier cosa, sin renunciar a ningún fin, sin prescindir de ningún medio, sin priorizar. La capacidad de encuentro reconquistada, por muy parcial y frágil que sea, actúa como una suerte de fórmula alquímica. Todo lo que toca lo recarga de  energía y posibilidades. Resultaría un error terrible delimitarnos. La experiencia nos ha enseñado que los grupos políticos han sido siempre demasiado militantes, los grupos poéticos demasiado artísticos, los grupos teóricos demasiado intelectuales y la espontaneidad, con frecuencia, demasiado dócil. Todos manteniéndose fieles a su papel de trozo de cerámica desparramada, entorpeciendo la síntesis desde sus respectivos guetos. Con nuestras contradicciones y límites, que son muchos, nosotros intentamos el camino opuesto. Una práctica condensada, algo así como una poética unitaria, pero incluso la palabra poética connota una especialización y una estrechez en la que no queremos caer. Un estar en el mundo unitario puede que se aproxime más. La verdad es que nunca hemos intentado definirlo, pero conocemos de que se trata: imaginad el libro de cocina anarquista ampliado con poemas, instrucciones de juegos y masajes, posturas sexuales excitantes, cuentos de miedo para contar alrededor de hogueras, pasos de baile y recetas de cocina auténticas y deliciosas. Nosotros procuraríamos el ejercicio práctico de este libro en su conjunto y de manera simultanea.

Por ejemplo, nos encanta jugar. Hay muchos tipos de juego posible. Atestar una ciudad con una frase desconcertante, cortocircuitando la normalidad. Sembrar el terror colocando espantapájaros asesinos en los parques y darnos cuenta que habría sido estúpido morir sin haber fabricado  al menos un espantapájaro con nuestras propias manos. Otras maneras de jugar exigen un poco más de silencio. Y no siempre tenemos que jugar con el resto de la sociedad. También nos bastamos nosotros mismos. Un amigo invisible de regalos robados, un taller en el que nos contemos los sueños. Es igual de importante mantener la conexión, a nuestra forma, con el movimiento libertario como acompañar cada reunión de Huérfanos con comida exquisita para comer con las manos. Explorar formas de divertirnos ajenas al ocio teledirigido que nos pretende hámsteres girando sin parar en la rueda de la mercancía. Dar peso a nuestras microtradiciones orales, consistencia al entramado colectivo de nuestras subjetividades, retroalimentarlo. Nuevos ritos, como colocar un poemita en un parque por cada recuerdo  o festejar la gravedad y sus consecuencias.  En definitiva, urdirnos. Para la solidaridad y la alegría. Para hacer más fácil la ruptura de ese “estar atormentadamente al margen” que es el espectáculo y colocarnos, durante algún tránsito, en el centro del mundo. Para descodificarnos y sorprendernos. Para abrir el futuro y convocar lo inesperado, permitiéndonos el lujo de un poco de  devenir y  un poco de imprevisible, aunque sea en formato cata y aunque el banquete quede siempre cruelmente postergado. 

Y con todo lo que implica esto, que no es si no la intensificación del gran rechazo. La enorme contraindicación de la experimentación con el deseo es que vuelve el trabajo más insoportable e inhumano de lo que ya es. La libertad es algo parecido a la forma física. Entrenándola se fortifica. Y una libertad fortalecida es mucho más resistente a  la cadena de montaje en la que han convertido nuestros días que una libertad y un deseo atrofiados por la inercia. Moviendo para perder, lo que por supuesto es un dolor, pero este dolor es parte de la apuesta. Si no problematizaramos la reintegración que viene después del clímax, si no se nos hiciese difícil volver a la vida normal después de jugar, nuestros juegos serían inofensivos. No se trata de evadirse, o al menos no sólo de evadirse,  se trata de generar tensión. Con nosotros mismos frente a nuestro policía interno; con el orden capitalista que, además de matarnos poco a poco en el trabajo nos mata también desviando nuestro deseo y vendérnoslo en alguna de sus tenebrosas formas de placer envasado al vacío. Desestabilizar el equilibrio de fuerzas del presente, ¿acaso no ha sido siempre eso la conflictividad social, una vez despojada de su milenarismo perennemente fracasado? Porque nosotros queremos la revolución, pero no podemos olvidar (la memoria es implacable) que, por lo menos, no tenemos que darla como inevitable, próxima o asequible. Puede que ciertos insurreccionalistas italianos tuvieran razón al decir que los problemas sociales no son solucionables y que el conflicto, más que una batalla definitiva, es una especie de pulso. Nosotros no lo sabemos, pero la urgencia de vivir ahora  nos exige movernos como si esto fuera así. En el terreno de la escaramuza, del rifi-rafe, de la esquizofrenia social del día a día imponiéndonos tolerar un status quo que aspiramos a destruir, obligándonos a ejercer esta destrucción de manera infantil, como si no hubiéramos sido nosotros. Operaciones bélicas de baja intensidad, pero no reducidas al teatro de guerra de una religión sociológica de octavillas y escenografía revolucionaria. Nuestro teatro de guerra es la vida en su conjunto, desde el amor al sabor, desde la poesía vivida a la incorporación del tiempo. Esa es nuestra ambición, tan desmesurada que parece humilde. Ahí ponemos el acento.

Por supuesto la conquista del cielo, el tercer asalto proletario a la sociedad de clases, la abolición del Estado y la mercancía, la realización de la poesía y la comunicación, los consejos obreros, la anarquía. No renunciamos al reto de la historia. Pero  tampoco lo volvemos fetiche. Una concepción demasiado abstracta de estas cosas es más alienante que una ausencia de concepción. Y más en una de las peores épocas posibles para la rebeldía, profundamente desarticulada, atomizada, voluntarista hasta el peligro. Tomar la ideología demasiado en serio implica hoy dos posibilidades: la parálisis o la tragedia. Y tal y como está el panorama tampoco nos olvidamos de los presos. La posibilidad represiva siempre cercará cualquier proyecto que pretenda la vida porque la vida se ha vuelto progresivamente delincuente. Pero, desde luego, el apoyo a presos no puede (salvo en cuestiones técnicas como la financiación ante un juicio) rebajarse a esa relación burocrática e ideológica entre militantes que muchas veces es. Debe ser una continuidad del amor preexistente entre amigos.

Dicho lo dicho, precaución. Las palabras alimentan las ilusiones en progresión geométrica. Dos o tres buenas experiencias de poesía por otros medios o dos o tres instantes de triunfo sobre la lógica de la mercancía no debe incitarnos a entonar ningún canto de victoria. Este sigue siendo el peor de los escenarios posibles para el deseo y nosotros seguimos siendo poco más que números en gráficas  elaboradas por imbéciles. Cualquier triunfalismo supondría el inicio de la claudicación y evitar la autocrítica  una garantía de  derrota. Pero tampoco vamos a dar al poder la satisfacción de desmerecernos. Algunos de nuestros intentos son valiosos. Tenemos que ir tomando nuestra medida con las cosas, una medida que es pequeña y frágil, pero es, y tiene capacidad para intervenir, golpear, construir. Uno de los mayores logros del poder ha sido hacernos creer que es monolítico. Ante su consistencia la subversión se siente impotente. Pero la naturaleza del poder, que no es otra que  su ejercicio, es profundamente porosa, mucho más permeable de lo que normalmente pensamos. El ámbito de la ley no es uniforme. Contiene fisuras, debilidades, capas con un grosor tan fino en las  que es posible romper y salir ilesos. Después del día supervisado llega la noche, y no son tantos los coches patrulla que la guardan.  La noche, que  es buen material conductor para amor, disturbios y gatos traviesos que enredan en el borde de los problemas con sus pequeños pasitos de peso. La noche, “que siempre cae desde lo alto, con todas las respuestas a contratiempo y la juventud que envejece”. Para coger al presente in fraganti y sin ropa. Para ejercitar la intifada de la vida cotidiana. Ni mártires ni espectadores ni especialistas, sólo ludópatas del juego de reconquistarnos. Porque todo nos es debido, divirtámonos. Hasta convertirnos en problema de Estado.

Huérfanos Salvajes.

Acciones H S

 

¿Qué coño te pasa con mis vacas?

(Esto sucedió meses antes del nacimiento de Huérfanos Salvajes y no se trata por tanto de una acción de Huérfanos Salvajes aunque Huérfanos muy posiblemente naciera de su impulso).

La noche del 3 al 4 de Octubre del año 2004 Móstoles fue bendecida por una plaga enorme y sin precedentes: la misteriosa frase “¿Qué coño te pasa con mis vacas?” apareció masivamente escrita, de muy diversas formas, por todos los  ángulos de la ciudad, desde rincones y pliegues hasta espacios de gran  tránsito público:

Una  pintada descomunal en la plaza de toros situada en la entrada de la ciudad, una vaca de cartón tamaño real  que pastó durante dos días en un césped  frente a la Biblioteca Municipal, una estatuilla de vaquita sagrada rodeada de velas que amaneció en la puerta del Ayuntamiento, 12000 pegatinas, más de 1200 carteles de múltiples modelos (que fueron posterior objeto de coleccionismo de adolescentes de la ciudad), manchas de vaca en los pasos de cebra, globos con forma de ubre, dos docenas de pancartas situadas en los puentes de salida de la ciudad y otros puntos neurálgicos, diversas plantillas que facilitaron cientos de graffitis…

41 personas divididas en 8 grupos que se repartieron la ciudad como un botín estuvieron detrás de esto, 41 personas sin ningún vínculo orgánico ni ideológico más que el compartir una existencia plana y previsible y tener ganas de volcarla, al menos, por  un sábado. Una noche como una cacería instaurada, con 8 hordas callejeando simultáneamente la ciudad y dejándose llevar por las disposiciones del terreno, contaminando el espacio de la mercancía con su delirio, buscando algo que nadie sabia bien que era. Una noche para acostarse sobrecogidos. Como se ha dicho de forma insuperable, una “noche-relámpago capaz de iluminar toda una vida”.

Suicidio masivo de juguetes abandonados

La tarde-noche del domingo 27 de Febrero del 2005 Huérfanos Salvajes hizo aparecer  en puntos diversos de Móstoles medio centenar de muñecos y juguetes ahorcados con notas de suicidio de lo más variopinto, otorgando a la ciudad un estilo Jonestown bastante siniestro, que ponía en entredicho la funesta normalidad de la rutina capitalista. Diversos rumores apuntan a causas de suicidio colectivo ritual,  tales como el asqueamiento generalizado  que produce un mundo de trabajo y tiendas o la desazón de los juguetes ante  niños y  adultos que se han olvidado de jugar. Las notas de suicidio apuntan a ello, aunque aportaban en cada caso particularidades interesantes (volvió a salir el sol y me dio miedo su calor, la muerte mata, tu tienes la culpa, no existe el cielo para nosotros serviles criaturas, me expulsaron de la I.S etc…). Paralelamente, dos falsos artefactos explosivos fueron colocados en las puertas del Ayuntamiento y del Conservatorio municipal con sendas amenazas. La primera anunciaba la posibilidad de dejar de ser un despertador-gallo y volverse una bomba; la segunda obligaba a la readmisión de los no admitidos en la elitista institución.

Los espantapájaros se te vienen a comer a tus hijos.

Durante todo el mes de Septiembre y la primera semana de Octubre del 2005, cientos de carteles  y pegatinas anunciaron por toda la ciudad de Móstoles la venida de unos espantapájaros antropófagos terribles. Concretamente, apareció repetida la frase “Los espantapájaros se te vienen a comer a tus hijos”, aunque también hicieron presencia otros modelos alternativos de carteles en los que se veía un espantapájaros que decía simplemente: “os vamos a comer”

La mañana del 9 de Octubre descubrió en las inmediaciones de la Biblioteca Municipal 8 aterradores espantapájaros junto con una pancarta en la que se podía leer claramente “Los espantapájaros se te vienen a comer a tus hijos”. Es posible que aquella mañana la alarma y la pesadilla se filtraran en la asepsia burguesa como en los tiempos del viejo topo, o que al menos, la mañana de domingo del viandante prototipo dejara de ser una mala reposición del domingo anterior y la normalidad tuviera un pequeño ataque de pánico o éxtasis. Nuestra normalidad (la de H.S) si lo tuvo.   

Sugerencias Huérfanos Salvajes para cuerpos vibrantes saturados en paz y cultura:

Convertir un parque abandonado por la política municipal en un poema-jardín; asustar a un barrio colocando cárteles que anuncian el peligro de algo suelto que come y muerde (una pitón, el chupacabras); establecer la práctica del regalo generalizado ( con periódicos juegos del amigo invisible no mercantil: regalos robados, objetos encontrados, manualidades, recuerdos de la infancia…); rebautizar  los nombres de plazas y calles cambiando las placas; crear nuevos mitos a la altura del entramado de subjetividades de cada comunidad como peregrinaciones a lugares donde sucedieron acontecimientos fantásticos (ejemplo: la caída del helicóptero de la Bescam); disfrutar de forma auténtica de los centros comerciales y de ocio (hurtos lúdicos, despertar los valores de uso de las mercancías, jugar al escondite, dejarse mensajes por equipos, ligar con mucha cortesía); llenar una catedral con carteles eróticos en los que se lea claramente Dios es amor; fundar un taller de sueños y un deposito comunitario de documentos maravillosos; si se tiene el valor suficiente, atracar un banco y entregarse al nomadismo; rituales de purificación, que purguen el pasado personal mediante la quema en el fuego (si la época lo permitiese, sería interesante un gran ritual de purificación con hogueras en las que se quemaran obras de arte, documentos de propiedad, relojes, dinero, policías, fábricas, la ropa de verano y el viejo mundo en su conjunto).

 


[i] La convivencia entre revolucionarios  ha pecado generalmente de una cierta artificialización y pobreza  provocada por el peso de lo ideológico en sus relaciones. Paradójicamente, en las reuniones de los grupos políticos siempre sale a flote  el anhelo de comunidad a través de esas “charlas de bar” que constantemente entorpece el trabajo de asambleas y comités, sobre todo en asambleas y comités funcionales  en tiempos donde el conflicto está ausente.  Nosotros reivindicamos la amistad sin condiciones como forma suprema de las relaciones políticas y su realización como parte central de un proyecto radical de transformación social. 

[ii] Cuando hablamos de la sociedad sin clases y la realización de la poesía, ¿realmente nos damos cuenta de las profundas implicaciones de este proyecto? Una consecuencia de la vertiginosa exuberancia de expresiones y juegos que traería la realización de la poesía en la vida cotidiana de las masas sería un hundimiento brutal de la posibilidad  de reconocimiento y comunicación cuantitativa compensada por una potencia de comunicación  cualitativa hoy en día inimaginable. En una sociedad así el radio de participación de las experiencias poéticas tendría que ser necesariamente de corto alcance, pues al tratarse de algo generalizado se anularían unas a otras si pretendiesen ir más allá. Hoy en día cualquier relevancia social, tanto individual como colectiva no es si no expresión de la debilidad y la derrota de nuestra utopía. No podemos olvidar que estamos luchando por la normalización de lo maravilloso sin dejar de ser maravilloso y ello implica el final de todas las auras sociales, la desaparición de la posibilidad de ser socialmente interesantes.  Sin embargo, a veces nos mantenemos demasiado cerca del modelo paupérrimo espectacular del predestinado que tiene algo que decir, cosa por otra parte lógica pues tenemos que operar en el espectáculo, pero que no por ello debe relajarnos.