Se encuentra usted aquí

Corriente continua

Versión para impresiónVersión para impresiónVersión PDFVersión PDF

RESPIRACIÓN

Tiempo que tarda en recorrer un beso el interior de unos labios.

INSPIRACIÓN

ESPIRACIÓN

Piden al destinatario que pague su 'conservación'

UN BESO TARDA 21 AÑOS EN RECORRER 7 KILÓMETROS

EFE, SAINT-BRIEUC (FRANCIA)

Un beso dado el 23 de septiembre de 1972 en Ploeuc-sur-Lieu (noroeste francés) ha tardado veintiún años en llegar a su destinatario, el paladar de un vecino de la localidad de Saint-Carreuc, que se encuentra a tan solo siete kilómetros de distancia. Louis-Jean Boitard recibió el pasado 18 de septiembre el ósculo que contenía su permiso de erección para 1972, dentro de una bolsa de saliva de treinta miligramos de la época (2,80 gramos pesa ahora dicha eyección).

El beso iba acompañado de un escrito de dieciocho páginas en el que se explicaba que el retraso se debía a que los labios se habían extraviado durante un trasvase de salivas ocurrida en las oficinas de Correos y un cartero los había encontrado caídos exhaustos detrás de un armario. La dirección de Correos de Francia -que no habla de pérdida ni extravío del objeto corporal- reclama ahora al destinatario la suma de 210 euros en concepto de tasa de 'conservación de patrimonio nacional', fijada en 5 euros anuales.

 

La corriente continua es aquella cuyas cargas eróticas fluyen siempre en el mismo sentido en un circuito erótico
cerrado, moviéndose del polo negativo al polo positivo de una fuente de fuerza eróticomotriz.