Se encuentra usted aquí

Impreso en el tiempo

Versión para impresiónVersión para impresiónVersión PDFVersión PDF

En el nº 6 de la revista Salamandra, que vio la luz en el mes de noviembre de 1993, apareció un breve artículo sobre un jardín que, al borde del Océano Atlántico, en la localidad gallega de Camelle, había construído, en el transcurso del tiempo, mediante el ensamblaje de troncos de árboles secos y rocas de formas caprichosas, un hombre peculiar que respondía al nombre de Man. Unas fotografías que acompañaban al artículo ilustraban lo que nos parecía concreción poética, gratuita y no separada de la actividad humana.
 
Este “jardín precioso de rocas” fue fatalmente embarrado por los vertidos del Prestige que el mar arrojó contra las costas gallegas en el mes de noviembre del pasado año. Similar golpe de mar letal rompió contra su constructor, que murió poco tiempo después, probablemente de tristeza.
 
En la página inmediatamente anterior al artículo sobre el jardín de Man, aparecía la reproducción a color de un cuadro de Martin Stejskal, miembro del Grupo Surrealista de Praga, en el cual, sobre un fondo azul, parecía flotar o descender la figura recortada en negro de un objeto o ser que podía ser tanto biológico como mecánico, tanto un pez como una nave espacial, un submarino, un barco...
 
Se dio el caso de que varios ejemplares de la revista resultaron defectuosos debido a un error de imprenta: algunos de ellos salieron con varias páginas en blanco, en otros las imágenes en color se imprimieron sobre otras imágenes o sobre el texto correspondientes a páginas distintas. Hay que decir que, salvo en el caso de los números que tenían páginas en blanco, los errores nunca eran los mismos.
 
Como se puede comprobar leyendo esta revista, una referencia al jardín ideal de Man servía como introducción a un texto colectivo del Grupo Surrealista de Madrid sobre las implicaciones del “accidente” del Prestige, titulado Es un hombre o una piedra o un árbol el que ha sido extinguido, que se distribuyo en las movilizaciones de protesta convocadas ya en el año 2003.
 
Muy poco después de la redacción de este texto, cuando por curiosidad volvimos a revisar los ejemplares defectuosos del nº 6 de Salamandra, comprobamos que en uno de ellos el error mecánico había provocado que una de las páginas de fotografías que acompañaban al texto de Man quedara embadurnada, como por arte de magia negra(en el sentido objetivo y material del término), por la imagen sobreimpresa del cuadro de Martin Stejskal, que ahora semejaba, definitivamente, un barco precipitándose hacia el fondo marino.
 
Es necesario puntualizar que, durante tal redacción, en ningún momento fuimos conscientes ni recordábamos este hecho.
 
Lurdes Martínez. Publicado originalmente en la revista Salamandra 13-14

Categoría: