Movimiento de las jubilaciones: para terminar con la sociedad industrial y las ilusiones de la izquierda

Millones de personas en las calles. Llamamientos a la huelga indefinida. Puertos bloqueados desde hace dos semanas. Refinerías en huelga anunciando una próxima escasez de carburante. Miles de estudiantes de enseñanza media bloqueando sus liceos. El cabreo se generaliza y el movimiento contra la reforma de las jubilaciones toma cada vez más fuerza. Por todas partes se extiende la sensación de que nos estamos jugando algo decisivo. Nosotros formamos parte de este movimiento y nos solidarizamos con las personas que luchan contra la reforma de la jubilación y la explotación en general. Es legítimo que las personas que han trabajado toda su vida se nieguen a reengancharse por dos años suplementarios. Este rechazo está tanto más justificado cuando el reparto de la riqueza que unos pocos poseen podría permitir a todos tener una vida y una jubilación decentes.

Por otro lado, una gran parte del discurso que esgrime la izquierda y los opositores a la reforma nos parece en el mejor de los casos un callejón sin salida, y en el peor claramente peligroso. En efecto, no hay lucha posible contra la reforma de la jubilación si no se rechaza la robotización de nuestras vidas, y si no se sale (...) Leer más

El pensamiento poético

Me propongo con la siguiente conferencia llamar la atención sobre las peculiaridades de una forma de pensamiento cuyo funcionamiento interno le distingue y le opone frontalmente a las formas de pensamiento que podemos llamar imperantes, tales como el pensamiento lógico, el pensamiento científico, el filosófico, el jurídico, etc., frente a las cuales esta forma de pensamiento que me ocupa, la poética, presenta el estatuto de un saber o conocimiento sometido, marginal o heterodoxo, y del que se supone, como tal, que es incapaz de producir verdad, realidad o sentido, opinión que posteriormente me detendré a rebatir.
 
Me propongo igualmente mostrar cómo las propias características internas del pensamiento poético y los fines que persigue hacen de él una forma insurgente de pensamiento, un pensamiento rebelde, irreductible y contrario a esos pensamientos imperantes, y cómo, en última instancia, este pensamiento es, en cuanto que pretende pensar las cosas de manera distinta a como han sido pensadas, un elemento subversivo, creador y de enorme potencial en el seno de la naturaleza humana.
 
Comprender el mundo a través de lo poético significa algo muy distinto de comprenderlo a través de la ciencia, la lógica, la filosofía o el sentido común. El pensamiento (...) Leer más

Categoría:

Diez propuestas para la ubicación de la estatua de Carlos III

Ante la importantísima propuesta de interés público que el Ayuntamiento de Madrid ha elevado a sus ciudadanos, en el sentido de la elección del lugar idóneo donde levantar una estatua en honor de Carlos III, distinguido megalómano que no contento con ser rey quiso también ejercer directamente la función de Alcalde, el Grupo Surrealista de Madrid propone diez sencillas alternativas:
 
Podría colocarse:
 
–En el asiento trasero de todos los taxis.
 
–En un foso del parque del Retiro, amenazada perpetuamente por un espejo desviado.
 
–Dentro de la taquilla del Museo de Cera.
 
–En las piscinas municipales, con flotadores hinchables.
 
–En el fondo del río Manzanares con claraboyas para su contemplación.
 
–Fragmentada y dispersa por la Montaña Rusa.
 
–Colgada entre las Puertas de Europa (Plaza de Castilla) balancéandose de forma irritante.
 
–Embozada en una larga capa y tocada con un sombrero de ala ancha.
 
–Que se facture y que cada mes se envíe por tren a un lugar diferente.
 
–Distribuirla gratuitamente en forma de miniaturas de jabón a todos los madrileños.
 
Estas sugerencias servirían, qué duda cabe, para resituar en su justa medida a aquel que catalogó a los madrileños y madrileñas (...) Leer más

Categoría:

Derrota y defunción del pensamiento poético

La dificultad del tema de esta charla (o lectura) estriba en que es un tema muy al margen de lo que vivimos cotidianamente. No es un tabú, no está patentemente reprimido… las circunstancias lo hacen simplemente imposible. No me declaro en ninguna posición privilegiada para hablar de él, no soy y me negaría a ser un experto especializado en nada. No hablaré como el que habla de un objeto de estudio al que nada le vincula. Estoy dentro de las circunstancias, soy producto de ellas y sólo así hablaré. La verdad es que veo una oportunidad para establecer una situación, que nos vincule a todos los aquí presentes, y que de alguna manera (por mínima que sea) colabore en cambiar la realidad que nos envuelve. Esta lectura es precisamente la de alguien pesimista que encierra dentro de sí una pequeña esperanza: que las cosas podrían cambiar cuando la gente no persiga sus deseos en forma aislada.
 
Ante todo creo que debo aclarar que asumí hace mucho tiempo una posición cercana (más bien directa, pasional, irremediable) con el surrealismo, que ví en sus búsquedas, sus métodos, no una escuela artística o una teoría estética sino una forma de liberación. Intuí en (...) Leer más

Categoría:

Situación de la poesía (por otros medios) a la luz del surrealismo

Del 19 al 28 de octubre de 2006.
Organizan: Traficantes de Sueños y Grupo Surrealista de Madrid
(con la colaboración de: Colectivo de Trabajadores Culturales La Felguera)
 
Lugar: Librería Asociativa Traficantes de Sueños
Calle Embajadores 35, local 6
28012 Madrid 
Metro: Embajadores o Lavapiés
Todas las intervenciones tendrán como hora de comienzo las 19:30.
 
Calendario de intervenciones:
 
Jueves 19 de octubre:
La llama bajo los escombros: Consecuencias del uso de la poesía, por Julio Monteverde.
La poesía, cuando denuncia al futuro al poner el dedo sobre el problema del presente, modificándolo y ofreciendo un escenario en el horizonte, invita siempre a la repetición de estados análogos a los que se han sentido al practicarla. Se trata no sólo de que la poesía se plante en el presente para cambiarlo, sino que se vuelca siempre en el futuro con la intención de crear más vida. Es así, y no de otra forma, que la poesía puede ser entendida como fuerza subversiva.
 
Viernes 20 de octubre:
La piel reinventada: defensa del tactilismo, por Noé Ortega
Las  imágenes desvitalizadas de la publicidad y del consumo han creado un monopolio de lo visual que tiende a atrofiar a los otros sentidos. Entre (...) Leer más

Seminario: El surrealismo en su presente

23-27 Julio de 2007. Talleres Fuentetaja. Madrid.

Director: Eugenio Castro
Con la coordinación de Julio Monteverde, Lurdes Martínez y la asistencia de José Manuel Rojo.

Es un propósito de elemental salud histórica comenzar por exponer, aunque sea sucintamente, y refiriéndonos a dos instancias, lo que el surrealismo no es, pues de este modo se comprenderá mejor lo que el surrealismo es.

El surrealismo no es una vanguardia:

No nos detendremos a explicar por qué los profesores, los académicos, los doctores universitarios siguen haciendo creer a sus alumnos que el surrealismo es un movimiento vanguardista. Basta decir que, aún encuadrándose en el clima de una época que históricamente se situó en primera línea de los mayores avances formales y sociales, resultaría un reduccionismo típicamente historicista ceñir su aparición, su acción y su continuidad a esa definición limitada y limitadora. Simplemente, el surrealismo excedió prácticamente desde su nacimiento esa esfera, y sobre todo lo hizo cuando en 1925 tomó conciencia política de su situación en el mundo en relación con la situación del hombre en el mundo. Ahora, por lo tanto, lo que cuenta es afirmar, alto y claro, que el surrealismo es un movimiento que se inscribe en la tradición del pensamiento revolucionario, al que (...) Leer más

Todavía no se han parado todos

No hay peor esclavo que el esclavo feliz. No hay tiranía más segura que la que se soporta con alegría. Ante la proliferación de víctimas voluntarias, no se puede hablar de libertad o de revolución. Hablemos para empezar de pesimismo: pesimismo sobre la cualidad intelectual y moral del ser humano, sobre su capacidad de rebeldía, sobre la fuerza de sus deseos. Porque hay muchas razones para alimentar ese pesimismo que por fuerza ha de actuar como perturbación y ruido de la sintonía del sistema.

Precisamente, 1997 terminó en Madrid con un ridículo “acontecimiento” que nos es muy útil como ilustración de lo que queremos decir. El 28 de diciembre se celebró la carrera de Popular, organizada bajo el increíble lema de “Movilización popular contra los excesos de las fiestas. Desafía la pereza”. Francamente, esto ya es demasiado. ¿Qué excesos? ¿Qué pereza?

¿Acaso se refieren los organizadores a los tímidos gastos extra que la clase trabajadora se permite por Navidad, como válvula de escape a los sacrificios cotidianos exigidos por el régimen del euro? El problema de los “excesos navideños” consiste en que se quedan cortos y duran muy poco tiempo. Dada la capacidad productiva del capitalismo, que, reconozcámoslo sin prejuicios, es inmensa, (...) Leer más

Categoría:

Los malos tiempos arderán

I. Lo que vamos a decir lo decimos sin ninguna ilusión ni tampoco esperanza, ni sobre su utilidad ni sobre la verdad última de nuestros argumentos. Estamos demasiado lejos de los acontecimientos, tanto física como temporalmente, demasiado lejos, demasiado tarde, como para pretender tener ninguna influencia sobre ellos. Estamos lejos, además, de su propia negación, pues a pesar de que efectivamente compartimos una miseria análoga que se debe a las mismas causas, no es sin embargo igual, ni tiene su misma intensidad. Pero nos animan al menos dos deseos: contribuir, junto con los propios actos y a la luz de los mismos, al esclarecimiento del mundo en el que sobrevivimos, y salir en su defensa, allí donde su acción por muchas razones ejemplar merece ser defendida, contra todas las calumnias y mentiras que se han levantado y se levantarán por los enemigos de afuera y los de adentro, y no porque los insurrectos de Francia necesiten esa defensa, sino porque la necesitamos nosotros, los otros proletarios de tez “blanca” y conciencia desteñida, para desenmarañar el tejido de ficciones que nos encadena paralizando nuestra propia ira y nuestra propia revuelta. No pretendemos tampoco idealizar ni glorificar nada, porque nada debe ser (...) Leer más

Categoría:

Así nos quieren ver: Reflexiones en frío y en caliente sobre el antifascismo

El goteo cada vez más grueso de agresiones fascistas por todo el país, y en especial el cruel asesinato de Carlos Palomino a manos de un nazi (y militar por más señas) cuando se dirigía a participar en una manifestación contra Democracia Nacional en el distrito madrileño de Usera el 11 de noviembre del año pasado, ha provocado y sigue provocando una oleada de indignación tan sólo equiparable a la reacción pasional de la calle, no sólo en Madrid, sino por todas partes.

Leer más

La Noche en Blanco, la vida en negro y el régimen de la movilización total

Puede que el planeta se despeñe a un ritmo uniforme y científicamente acelerado, y que la existencia haya caído bajo la penumbra de la monotonía acondicionada, pero hay que reconocer al menos una cosa: que el poder mata, pero no miente. Ni engaña a nadie, más allá del que finge que sigue engañado. Pues lo que la dominación hace, lo hace con luz y taquígrafos, aunque a veces el brillo de sus focos deslumbre a primera vista cegando al espectador alucinado que cree ver castillos en el aire y tierras de la leche y la miel. Sin duda de eso se trata, pero la perturbación visual dura el instante que dura la más mínima reflexión, cuando esta se decide a tomar distancia atravesando al otro lado del espejismo. Entonces el deslumbramiento se hace diáfano, y el espectáculo realidad. Porque si puede haber exceso de información y ruido mediático, si la iluminación del plató es demasiado intensa por exceso o por defecto, lo que en ningún caso existe es la ocultación, ya que el poder está tan convencido de su victoria y se ha envanecido tanto, que no le importa enseñar sus cartas y pregonar su juego. Propiamente hablando, no hay trileros (...) Leer más

Categoría:

Response to Mattias Forshage's criticism of the book  “The Exteriority Crisis”

[Some months ago appeared, under the initiative of Eric Bragg, Bruno Jacobs and Eugenio Castro the book The exteriority crisis. From the city limits and beyond. Few months later, our friend Mattias Forshage wrote a criticism to that book, as well as to some particular contributions, mostly related to the Madrid group members who participates in the book. As a consequence, those members of the Madrid group and also some friends concerned have written a response to Mattias' criticism. Both, Mattias and all of us have considered that the discussion is of the most relevance and that it has to circulate within the international surrealist community. Texts are available in the following section of this webpage:http://gruposurrealistademadrid.org/textos/otros-textos-el-surrealismo-en-su-presente

Madrid, 30th April 2009 

Dear Mattias, 

This is our response to a part of your criticism of the book The Exteriority Crisis. From the City Limits And Beyond. As you will be able to notice, we have focused on what we consider as the important part of that criticism around which we think that a fecund debate could be opened and not a regression into some byzantine discussion. These aspects are: absence of meaning within exteriority, explanation of the idea of a “crisis of exteriority” and absence of a theory (...) Leer más

Homenaje a Luis Andrés Edo del Grupo Surrealista de Madrid

Es sin duda innecesario y hasta petulante que en este breve mensaje de homenaje y amistad pretendamos, nosotros los surrealistas, rememorar y comentar los hechos y peripecias de una vida revolucionaria ejemplar, en la FIJL y en la CNT, en Defensa Interior y en Solidaridad Obrera, en Barcelona y en el exilio. Otros testimonios lo habrán hecho ya, con más conocimiento de causa, y hablando muchas veces desde la primera persona del que ha compartido un mismo combate contra el escándalo permanente de este mundo abyecto. Permítasenos entonces que contribuyamos con un testimonio más modesto pero afectivo, aunque quizás en el mismo podamos aportar algún matiz más que añadir al rico calidoscopio que cristaliza una vida cuando, como la de Luis Andrés Edo, es verdaderamente vivida a la altura que la misma Vida exige, y no la servidumbre ni la supervivencia.

 Conocimos por primera vez a Luis Edo en el marco de la exposición que el Grupo de Paris del Movimiento Surrealista organizó en 1997, en la sede de la CNT y de la FELLA en Barcelona, en la calle Joaquín Costa. Esta exposición fue acompañada de algunas charlas, y de ahí surgió la idea de organizar también nosotros al año siguiente una exposición y, mejor aún, todo un (...) Leer más

Miserias de la rebeldía

El pasado día 17  de Octubre en el CSO La Gotera de Leganés tuvieron lugar un conjunto de agresiones contra compañeros que trataron de impedir la censura y el robo del libro La traición de la hoz y el martillo, agresiones  por parte de un grupo de antifascistas que, a través del chantaje a la asamblea de las jornadas, ya habían conseguido anular la presentación del libro.

 Los hechos son absolutamente repudiables y carentes de cualquier tipo justificación. No hay coartada posible ni manera de amparar una actitud por un lado tan  mafiosa y autoritaria y por otro lado tan absolutamente burda e inútil en el peor sentido de la palabra. Sabemos que los residuos de los diversos estalinismos todavía merodean  por los bajos fondos de la política pretendidamente revolucionaria, pero carece de importancia conocer  si esta ha sido su penúltima maniobra de “choque y pesca” porque hace muchos años que la historia ha puesto a cada uno en su sitio. Sabemos que el antifascismo no es precisamente una coordenada política desde la que se pueda hilar muy fino, que es especialmente susceptible a la ideologización integrista y estética  más deformada y que cualquier cosa (como un libro no muy bueno sobre la caricatura anarquista del marxismo que no dice nada nuevo), en (...) Leer más

Categoría:

A modo de presentación

La revista Salamandra cumple con esta nueva entrega los veinte números, desde que el primero saliera a la luz en 1987. En todo este tiempo transcurrido no sólo ha cambiado el formato y el grosor de la revista (recordemos que aquella primera Salamandra no pasaba de las dieciocho páginas), sino que también han aumentado, creemos, sus ambiciones y preocupaciones, su capacidad de interrogación e intervención en la realidad y en los debates y acciones que pretenden criticarla y combatirla. Pero lo que no ha sufrido ningún cambio es su razón de ser: la plasmación de una actividad colectiva que se sostiene en la crítica de la dominación y en la experimentación de lo maravilloso, en la lucha contra la alienación social y mental, en la voluntad de transformar el mundo y en el deseo de cambiar la vida; en definitiva: en la revuelta y en la poesía abrazadas para llevar a cabo, a partir del surrealismo, que no de su ideología o de su dogma, un proyecto político de vida poética que hiciera posible una emancipación en todos los planos de la existencia.

Que en un proyecto como este no sólo participen personas que se identifican como surrealistas, sean del grupo (...) Leer más

Categoría:

Instrucciones de uso para el RAPTO nº 7

Llevábamos tanto tiempo contando derrotas y contemplando hundimientos, que ya no nos acordábamos de un tiempo mejor en el que el proletariado asaltaba por segunda o enésima vez cielo alguno. Tanto tiempo de desolación, tristeza, impotencia y soledad, que parecía que el fin del mundo propiciado por un capitalismo tan destructor como agotado se había consumado, totalmente, y para siempre. Hasta tal punto había llegado el desánimo, que incluso se decía que la capacidad de resistencia de los hombres y de las mujeres aplastados por las constantes vueltas de tuerca de la economía había desaparecido, que al fin y al cabo eran cómplices subhumanos de su sometimiento, ratones de laboratorio dopados y domados incapaces de rebelarse, que la revuelta había pasado a la historia, y que si alguna había y aquí o allá estallaban la rabia de la desesperación o la protesta airada ante el penúltimo chantaje del mercado y del Estado, no se trataban sino de gestos vacíos sin futuro ni sentido, a no ser el de refinar y apuntalar los mecanismos represivos de la dominación que supuestamente intentaban combatir. Y sin embargo, el fulgor y el calor de las luces de las banlieus francesas o de las noches (...) Leer más

Categoría:

Páginas

Subscribe to Grupo surrealista de Madrid RSS