Se encuentra usted aquí

Laboratorio Onírico - 2ª Jornada

Versión para impresiónVersión para impresiónVersión PDFVersión PDF
Fecha: 
Sábado 20 de Mayo de 2017

¿Somos objetos soñados por el Rey Rojo a través del espejo, o hay una noche roja que sueña con todos los objetos habidos y por haber? Puede que detrás de cada objeto real haya un objeto soñado, como decía Baudrillard, o tal vez detrás y antes de cada sueño se agazape ya la mercancía que objetiviza la magia racionalizada de la economía. Lo único cierto es que nos sepultan, nos ahogan, nos sorben el seso objetos y cosas y chismes y artilugios y bagatelas que no necesitamos, ni sabemos cómo se hacen ni exactamente para qué servirían en una vida algo más verdadera, ni nos consuela su consumo compulsivo pasado el instante fatuo de la compra. ¿Estamos, entonces, condenados a la proliferación epidémica del vano y banal objeto industrial y mercantil, y con nosotros el planeta?

Es sobre esta cuestión, muy material y muy urgente, que el Laboratorio Onírico se propone arrojar algo de la luz negra de nuestros sueños, para que ilumine e inspire los quehaceres y destrezas prácticas de la vigilia que pugna por despertar de la pesadilla capitalista y su miserabilismo programado. Queremos preguntarnos si soñamos con objetos verdaderamente soñados: si el sueño propone y dispone esos magníficos objetos imposibles, monstruosos, inconmensurables, descabellados, inútiles, improductivos e invendibles porque no responden a más demanda ni capricho que los de uno mismo.

Nos proponemos pues describir los objetos sin pies ni cabeza que arrastra a veces la marea de la noche hasta la arena del día. Proponemos, sobre todo, llamar la atención sobre su presencia palpitante, tantas veces olvidada o menospreciada por la misma persona que los sueña. Y proponemos todavía más: construir tales objetos, para que desafíen cara a cara y en igualdad de condiciones a las mercancías, para comprobar hasta qué punto son más deseables, necesarios y humanos que los que dicta el mercado.

Y como el objeto soñado reclama un medio de comunicación soñador, presentaremos Drosera y Dreamdew, los periódicos del sueño: la única prensa verdaderamente libre que anuncia y comunica la verdad liberada. La única prensa que merece la pena leer y releer por el día y por la noche.